Sobredentaduras o prótesis removibles sobre implantes

Sobredentaduras

Una sobredentadura es una prótesis o dentadura completa, superior o inferior, que se apoya en unos pocos implantes para que se estabilice y evitar que bascule.

Más información sobre Prótesis Dentales

Prótesis completas tradicionales

Las prótesis completas habituales en las personas mayores y algunas no tan mayores, se apoyan en las encías y en el hueso subyacente de la mandíbula o del maxilar superior.

Con el tiempo, la encía y el hueso se van reabsorbiendo y disminuyen de altura y anchura. Las prótesis ya no se adaptan bien y se empiezan a mover, sobre todo al hablar o al comer.

Entonces los aparatos se rebasan o rellenan con la misma resina rosa con la que están formadas, adaptándose a la nueva forma de la encía. Esto se puede hacer incluso varias veces, y al cabo de los años se puede hacer un aparato nuevo.

Hay personas que se adaptan muy bien, pero otras no pueden acostumbrarse desde el principio, o al cabo de los años, aunque pongan crema adhesiva. Estas cremas para fijar dentaduras, en bastantes ocasiones funcionan bien, haciendo que se sujeten correctamente los aparatos al hablar y al masticar.

Además, al hacer de almohadilla, evitan que el aparato produzca molestias y rozaduras en las encías sobre todo si el paciente tiene boca seca.

Opciones para el paciente

En los casos en los que el paciente no se adapta a la dentadura, el paciente tiene dos opciones:

  • Ponerse una dentadura completamente fija, normalmente de porcelana, apoyada sobre unos ocho implantes, para lo cual hay que tener salud y hueso suficiente, además, de un presupuesto adecuado a la importancia de la intervención.
  • O hacerse una sobredentadura, es decir, una dentadura removible pero apoyada en un mínimo de dos implantes si es la inferior, y en un mínimo de cuatro si es la superior.

Prótesis sobre implantes

Ventajas de la sobredentadura con respecto a la completa removible habitual

La prótesis completa habitual o mucosoportada, se apoya en la mucosa bucal, es decir las encías y el hueso subyacente, y las mejillas actúan sujetando el aparato mientras se habla o se mastica.

La prótesis superior se sujeta bien con frecuencia, ya que la forma del paladar hace de ventosa y la adhiere al techo de la boca.

En cambio, en la parte inferior de la boca, la lengua empuja la prótesis hacia delante. Esto provoca que la completa inferior sea bastante problemática para lograr una buena sujeción. De hecho, los implantes comenzaron precisamente para sujetar las completas inferiores. Por lo tanto, la sobredentadura es una completa pero sujeta o agarrada a dos implantes en el caso inferior y a cuatro en la superior.

Esta diferencia es debida a que el hueso maxilar superior es esponjoso y menos fuerte que el inferior, y por lo tanto necesita más implantes para que la prótesis pueda sujetarse. La sobredentadura se agarra a los implantes que están situados en la parte anterior de la boca, y en la parte posterior se apoya en la encía, teniendo una gran estabilidad.

Sistema de sujeción de la sobredentadura

Tras poner los implantes, hay que esperar tres o cuatro meses a que el hueso se una fuertemente a los implantes, que como es sabido, son unos tornillos de titanio.

Durante este tiempo se utiliza una dentadura provisional que se va adaptando a la encía y al hueso que rodea a los implantes, mientras se produce la cicatrización y la osteointegración o unión de los implantes al hueso.

Pasado este tiempo, se realiza la prótesis definitiva unida a los implantes mediante unos mecanismos de bola, denominados dalbo o locátor. Estos consisten en un mecanismo de bola o macho unido al implante, y el correspondiente recipiente o hembra unido a la prótesis. Así, los recipientes de la dentadura encajan en los implantes subyacentes.

Otro mecanismo de sujeción habitual consiste en una barra metálica fabricada a medida y que une los implantes. Sobre ella se apoya la dentadura agarrandose con unos enganches que encajan perfectamente en la barra. La sobredentadura la podemos soltar de su sujeción en los implantes sin dificultad, cuando queremos limpiarla después de cada comida.

Diferencias de la sobredentadura con respecto a una prótesis fija sobre implantes

Limpieza

Los implantes o, mejor dicho, la salida de los implantes a través de la encía a la boca, deben ser muy bien limpiados y cepillados. Como ocurre con los dientes naturales en los que la higiene deficiente puede producir periodontitis o piorrea, si queda comida alrededor de los implantes las bacterias irritan la encía y se puede producir una perimplantitis o inflamación de la encía y el hueso que rodea al implante.

Si dejamos que avance, se produce una pérdida de hueso, y podríamos con el tiempo llegar a perder el implante.

Para un buen cepillado, si la prótesis sobre implantes es fija, hay que ser muy cuidadoso y tener habilidad manual y disciplina. En cambio, la sobredentadura, al poder extraerla, hace que la podamos limpiar fácilmente, y los implantes que quedan en boca se pueden limpiar sin problema. Por tanto, la sobredentadura está más indicada que la fija en personas de avanzada edad que necesitan o van a necesitar facilidad o ayuda para la limpieza.

Prótesis de cerámica

Estética

En principio, la prótesis fija sobre implantes es la más estética ya que suele ser de cerámica, aunque hoy en día también son muy estéticas las dentaduras de resina.

Además, en la dentadura fija, los dientes salen desde la encía natural.

El problema es que cuando se han perdido todos los dientes superiores, el hueso y por lo tanto la encía debajo del labio superior, pierde altura y también anchura. El hueso va hacia arriba, con lo que los dientes de cerámica serán más largos que los naturales. Esto se notará solo si la línea de la sonrisa es muy alta, es decir, si al sonreír se enseña mucho diente.

Además, el hueso detrás del labio superior va hacia atrás y el labio puede hundirse aumentando los pliegues verticales de la piel o código de barras.

En estos casos puede estar más indicada la sobredentadura, ya que, al ser como la dentadura habitual, tiene encía de resina debajo del labio superior, rellenándolo y haciéndolo algo más abultado y más liso. Además, la longitud de los dientes la podemos variar según necesidad, ya que se continúan con la encía de resina y podemos hacer que se vea más diente o más encía.

De todas formas, hoy en día se hacen dentaduras fijas de porcelana con falsa encía de cerámica rosa, y si hay mucha motivación, a pesar del presupuesto más elevado, se puede realizar una dentadura fija en vez de la sobredentadura en los casos en los que haya habido bastante pérdida ósea.

Conclusión

La sobredentadura es una magnífica solución cuando no se sujeta bien la dentadura completa habitual, y cuando por pérdida ósea o por presupuesto, no podemos acceder a una dentadura fija sobre implantes.

Consúltenos, y le indicaremos la solución más adecuada pasa sus expectativas y circunstancias.