Las coronas o fundas

Concepto

Una corona o funda es el recubrimiento de toda la parte visible del diente. Con ellas, podemos cambiar la forma de un diente roto o malformado y también el color de dientes oscurecidos ya sea por una desvitalización o endodoncia antigua o por haber tenido un empaste metálico que ha teñido el diente.

Las coronas protésicas también nos permiten reconstruir dientes muy estropeados, estén desvitalizados o no. Son recubrimientos que enfundan el trozo de diente que queda para consolidarlo y restablecer la forma y la función de esa pieza.

Más información sobre prótesis dentales

Coronas o fundas dentales

En los dientes desvitalizados, la corona debe estar anclada en la raíz por una espiga o poste metálico o de otros materiales como la fibra de carbono. Esta espiga está rodeada de composite o empaste blanco, que forma el muñón, que será recubierta por la funda o corona. A veces solo queda la raíz desvitalizada, entonces, se hace una corona metálica unida a una espiga también metálica de solo una pieza, con una corona de porcelana que la rodea. Se conoce como funda Richmond.

Realización de una corona

En la primera cita:

­ Se talla el diente, para que tenga una forma adecuada para recibir la corona que queramos hacer, con una determinada forma e inclinación. Si el diente está desvitalizado y queda poca corona, o tiene un empaste enorme, se pone una espiga o poste en la raíz.

Se puede hacer de dos formas:

  • ­Directa: Se extrae de dentro de la raíz parte del material de desvitalización, se introduce un poste que se cementa o pega y se reconstruye con composite el muñón que recibirá a la corona.
  • Indirecta: Se extrae también parte del material de desvitalización y se hace una impresión o molde con silicona del interior de la raíz para que en el laboratorio nos hagan un poste y muñón a medida, llamado falso muñón, que luego cementaremos dentro de la raíz.

­Una vez preparado el muñón del diente, se toma una impresión de silicona que se envía al laboratorio protésico. Además se toma cuidadosamente el color y tonalidad, para que sea igual a los dientes de al lado y no se note que es postizo. Finalmente elaboramos en consulta una funda provisional de resina para que proteja el diente tallado y mantenga la estética y la función mientras se elabora la funda o corona definitiva en el laboratorio.

En la segunda cita:

­Se prueba la corona para ver que encaja bien rodeando todo el muñón y comprobamos que el color y la forma sean armónicos con los dientes vecinos. Además, la oclusión o mordida con los dientes antagonistas tiene que ser perfecta ya que si choca demasiado con los dientes de enfrente, con el tiempo, se podría soltar. Por último, se cementa definitivamente la corona y el paciente se va a casa feliz y satisfecho.

Tipos de coronas

Corona de resina o corona provisional

Protege el diente y mantiene la estética durante la realización de la corona definitiva durante dos o cuatro semanas. Hace que podamos sonreír a gusto y hablar con naturalidad.

Tendremos que tener cuidado de no masticar alimentos muy duros.

No debe utilizarse más de dos o tres meses, que es el tiempo que a veces se utiliza tras una extracción dental, mientras esperamos a que cicatrice.

Con el tiempo se hace porosa y los microbios la traspasan, los pigmentos de la comida la oscurecen y al reabsorberse el cemento provisional con el que está pegado, se puede soltar y romper, incluso masticando, el paciente la puede tragar sin darse cuenta. Además, podría salir una carie debajo de esta funda en las zonas donde se ha desprendido el cemento. No se puede utilizar como corona definitiva.

Corona de metal-porcelana

Está constituida de una estructura metálica rodeada de porcelana del mismo color que los dientes que la rodean. Es la más utilizada. La estructura metálica le confiere gran fortaleza y por eso se emplea también unida a otras coronas formando un puente fijo, en los casos en los que faltan uno o más dientes.

La capa interna metálica le da cierta opacidad para tapar el color del diente subyacente, en el caso que esté oscurecido o sea un muñón metálico que hayamos hecho para fortalecer dicho diente. Es muy importante que la cerámica sea de alta calidad, que se decida con exactitud el color que queremos hacer para que se vea natural y que se realice en un buen laboratorio.

Corona o Funda Richmond

Es una variante de la corona metal­-porcelana. Se utiliza cuando solo queda la raíz desvitalizada de un diente, entonces, se hace de una pieza la espiga o poste metálico que se introduce en la raíz, el muñón metálico y la porcelana que rodea toda la parte visible del diente.

Corona completamente cerámica (porcelana)

Se utiliza sobre todo en dientes unitarios anteriores. Tiene cierta translucidez, dándole un bonito color natural. El diente subyacente tiene que tener el color de los dientes de al lado. Tiene una cierta fragilidad, por lo que no conviene utilizarlo en puentes o coronas de molares posteriores, a no ser que la mordida u oclusión sea muy favorable.

Corona de circonio rodeada de porcelana

El circonio es un metal blanco con una ligera translucidez u opacidad, dependiendo del tipo y calidad del circonio. Se utiliza para coronas y puentes anteriores, cuando el color del diente subyacente es bastante claro. No es tan fuerte como la corona metal­-porcelana, por lo que no conviene utilizarlo en puentes largos o coronas molares posteriores.

En nuestra consulta, le aconsejaremos el tipo de corona que se adapte a sus necesidades estéticas y funcionales.