La periodontitis o piorrea

Concepto de periodontitis

Al principio, la periodontitis se caracteriza por una infección de la encía y del hueso que rodea al diente. La infección da lugar a la destrucción de los tejidos periodontales que sujetan los dientes, es decir, la encía, el ligamento periodontal y el hueso de los maxilares.

La periodontitis o piorrea, comúnmente “tener las raíces al aire”, ocurre en el 80% de la población adulta occidental, lo que la convierte en la enfermedad crónica más frecuente.

Cuando avanza la enfermedad, la encía se separa del diente y se forma una bolsa periodontal que rodea total o parcialmente el diente. En esa bolsa las bacterias proliferan ayudadas por restos alimenticios, sobre todo azúcares, formándose placas de sarro, que agravan la irritación de la encía y evitan la curación.

Con el tiempo, al perder los tejidos de sujeción, los dientes empiezan a moverse provocando sangrado y molestias a la masticación, y en la fase más avanzada, la periodontitis provoca la caída de los dientes.

En nuestro país ,todavía sigue siendo la principal causa de pérdida dental en mayores de 40 años.

Síntomas de la Periodontitis

  • Debemos sospechar de una periodontitis cuando se presenta lo siguiente:
  • Las encías están hinchadas y enrojecidas, sangrando fácilmente al tocarlas durante el cepillado, al comer manzanas o alimentos de cierta dureza, e incluso espontáneamente por la noche al dormir, encontrando a veces la almohada manchada de sangre.
  • Los dientes se mueven, produciendo molestias y dificultad para masticar adecuadamente los alimentos.
  • Presencia de mal aliento, que nota uno mismo, o las personas del entorno próximo.
  • Abscesos en la encías, como granitos con pus, que suelen ser pequeños y crónicos, hinchándose y deshinchándose cada cierto tiempo.
  • Puede llegar a producirse un flemón alrededor del diente, produciendo dolor, incapacidad de masticar y abrir bien la boca, teniendo que ser tratado con antibióticos. El flemón produce destrucción periodontal, con lo que la movilidad resultante será mayor.
  • Recesiones gingivales o raíces al aire, viéndose los dientes más largos y con agujeros negros entre los dientes.
  • Separación cada vez mayor entre los dientes, que aparecen abiertos en abanico.

Concepto de periodontitis o piorrea

Prevención de la Periodontitis

  • Es esencial tomarse en serio los problemas de las encías y empezar a tratarlos lo antes posible, para evitar el desarrollo de una periodontitis. Por eso, si nota que sangran las encías o que algún diente empieza a moverse, pídanos cita para evaluar el problema, y decidir cómo actuar.
  • El tabaco, la diabetes no controlada, y la higiene dental escasa o inadecuada, son factores agravantes en la evolución.
  • Es importante cepillarse los dientes pasando siempre por el límite entre el diente y la encía. Podremos utilizar cepillo eléctrico o manual, con el que mejor nos arreglemos, pero siempre con la frecuencia adecuada, es decir 2 minutos, tres veces al día después de cada comida.
  • La seda dental o los cepillos interdentales, harán que nuestro cepillado sea mucho más efectivo para cuidar de nuestras encías, además, debemos utilizar un buen dentífrico y colutorio, especial para las encías si es que sabemos que las tenemos delicadas y con tendencia a inflamarse. Pregúntenos y le orientaremos en la elección de los productos de higiene que necesita en su caso particular.
  • Una limpieza de boca meticulosa en la consulta, hecha con regularidad anual o semestral según los casos, es esencial par evitar la aparición de la enfermedad.