Importancia de la patología de los dientes temporales

Dientes temporales

Hubo un tiempo no muy lejano, en el que no se daba importancia a las caries en los dientes temporales o de leche. Mientras no le molestaran al niño, algunos padres decían aquello de “total, como ese diente se le va a caer, no merece la pena arreglarlo”.

Además, esos mismos padres tampoco se preocupaban del cepillado de los dientes en los niños e incluso les daban todos los dulces y golosinas que los niños pedían…

Afortunadamente, esos tiempos han cambiado, y actualmente la población tiene una mayor cultura sanitaria.

Definición y consecuencias de las caries

La caries se puede considerar una infección del diente.

Al principio, cuando es todavía una pequeña infección, afecta solo a la parte superficial que es el esmalte, aunque pronto esa infección empieza a profundizar, y llega a la dentina que es más blanda.

Inicialmente no molesta, pero según va profundizando, empieza a molestar con los alimentos fríos y calientes.

Cuando llega a la pulpa dentaria, donde están la arteria y el nervio, el diente o muela empieza a doler espontáneamente, muchas veces en forma de latidos. Es en este caso, cuando hay que tratar al niño con antibióticos, y antiinflamatorios.

En el caso de no tomar medicación, la infección puede avanzar por las raíces y provocar un flemón, que necesita una mayor dosis y más tiempo de medicación. Este proceso puede llegar a afectar a la salud general del niño.

Por lo tanto, debemos considerar que una caries hay que tratarla igual que tratamos unas anginas o una bronquitis.

Tenemos que tener en cuenta, que debajo de los dientes temporales, están los definitivos, y la infección de los dientes temporales puede afectarles, pudiendo haber malformaciones o cambio de color y manchas en el diente definitivo subyacente.

Prevención de las caries en los niños

Recomendaciones sobre el cepillado

Es muy importante que los niños se cepillen los dientes, a poder ser después de cada comida, es decir, tres veces al día.

Si comen en el colegio y hay problemas para cepillarlos, estaría bien que se los cepillaran después de merendar, si están en casa. Y desde luego, los fines de semana y durante las vacaciones, es importante que se cepillen al mediodía también.

Cuando el niño es muy pequeño, es fundamental que los padres le cepillen los dientes. Luego, poco a poco, cuando tenga más habilidad, puede empezar a cepillarlos él solo.

Los niños deben ver con frecuencia que sus progenitores también se cepillan los dientes. Es mucho más fácil que adquieran el hábito si lo ven en casa.

Recomendaciones sobre la alimentación

  • En la alimentación hay que evitar en lo posible los dulces fuera de las comidas, sobre todo si son pegajosos como las gominolas.
  • No deben considerarse los dulces como premio ya que entonces los desearán más.
  • Se pueden tomar postres dulces en casa durante las comidas ya que a continuación se van a cepillar los dientes.
  • Cuando se está fuera de casa con los niños, es mejor que coman alimentos más salados, que dulces.
  • Tener siempre presente que las bebidas azucaradas como los refrescos, también producen caries si se abusa de ellas fuera de las comidas.
  • Los dentífricos utilizados deben ser los propios de los niños. Suelen tener menos flúor que los de los adultos y tienen sabores atractivos para ellos (fresa, plátano, …), ya que la menta que llevan los dentífricos de los adultos para dar sensación de frescor, no les gusta y dicen que les pica.
  • Por último, para una buena prevención de las complicaciones, el niño debe acudir a revisión a nuestra consulta una vez al año. El niño se acostumbra a ver a su dentista solo para revisión y consejos de higiene y cepillado, y no nos asocia con inyección de anestesia, o molestia. Así cuando necesite un empaste, ya nos conocerá y lo vivirá con más naturalidad.

Prevención de la caries en niños

Visitando periódicamente al dentista, se refuerzan los hábitos de higiene que le inculcan sus padres desde pequeño.