Fundas y carillas de porcelana

Las carillas de porcelana, y las fundas realizadas exclusivamente en porcelana, son unas prótesis fijas de gran belleza. Ambas permiten corregir de forma permanente diferentes alteraciones estéticas de los dientes.

A las fundas se las denomina también coronas.
Las carillas se fabrican en cerámica o porcelana.

La carilla es una lámina de porcelana que se pega a la cara externa de los dientes anteriores (zona de la sonrisa). Es irreversible y tiene una duración de entre 10 a 15 años. No protege ni refuerza los dientes, es sólo una medida estética.

carillas dentales y fundas de porcelana

La diferencia principal entre ellas, consiste en que las carillas se utilizan cuando el diente está prácticamente íntegro, entero. Colocándose sobre la parte superficial del diente, es decir, la parte visible. En cambio, las coronas enfundan o rodean todo el diente, colocándose cuando la pieza dental no está entera o es muy pequeña.

¿Cuándo es recomendable usar carillas? Indicaciones 

Dientes con empastes de composite

Los dientes con empastes de composite, con el tiempo pierden color y se oscurecen.

La resina de los composites, al ser porosa, va cogiendo los pigmentos de bebidas y alimentos, además del tabaco. A pesar de pasar discos de pulido por los empastes, al hacer una limpieza de boca en consulta, no terminan de recuperar su color inicial. Tampoco se aclaran usando dentífricos blanqueadores. En estos casos, se pueden renovar los composites, o poner carillas o fundas de porcelana, cuya estética es más natural. Además si se pigmentan, por ejemplo, por el tabaco, al limpiar con unas copas de goma durante la limpieza en la consulta, recuperan el color inicial.

Dientes pequeños, fracturados o malformados

Es decir, con dientes que tienen formas extrañas, cónicos o con alteraciones del esmalte, tanto en el color como en la rugosidad.

Las carillas se utilizan en estos casos en vez de la ortodoncia, por ejemplo, en casos leves de dientes montados. También al revés, en el caso de tener diastemas o dientes separados.

Se suele utilizar en pacientes adultos a los que no les convence llevar un aparato de ortodoncia, por un pequeño defecto de la dentadura pero que les gustaría corregir.

Dientes oscurecidos o con manchas

Dientes que presentan problemas de oscurecimiento, que no se pueden corregir completamente con un blanqueamiento dental. Es el caso de los pacientes que tienen dientes oscurecidos por haber tomado antibiótico tetraciclina de niños antes de los 7 años.

Contraindicaciones

  • No está indicado en personas que sufren de bruxismo.
  • Si queda poca superficie dental sobre la que poner la carilla en cuyo caso se pondríanuna corona
  • Higiene bucal incorrecta
  • Enfermedad periodontal preexistente, en cuyo caso habría que tratar primero dicha gingivitis o periodontitis
  • Personas que usen respiradores bucales o realicen deportes de contacto

Técnica

  1. Lo primero de todo se preparan los dientes tallando o desgastándolos un poco, para que sobre ellos luego asienten y encajen perfectamente las carillas o las fundas. En el caso de las carillas, hay que tallar la parte superficial y anterior, es decir, la parte visible. En el caso de las fundas o coronas, hay que tallar alrededor de todo el diente.
  2. Luego se toman unos moldes con silicona, y se fabrican las piezas de la forma, tamaño y color que sea conveniente.
  3. Finalmente, se cementan a los dientes, siguiendo un especial protocolo de adhesión.

Mantenimiento y cuidados de las carillas de porcelana

Será muy importante mantener una higiene dental adecuada. Es recomendable el uso de cepillo de dientes suaves o cepillo eléctrico con penachos blandos y rotatorios. Las sedas y cepillos interproximales también se pueden usar, pero no los palillos. Los dentífricos en gel son menos abrasivos que las pastas. Se pueden usar colutorios pero es mejor evitar los que contienen alcohol (con el tiempo producen ablandamiento de las resinas) y clorhexidina (produce tinciones,aunque con una limpieza de boca se van).

Tener precaución con alimentos duros como turrón o piezas de cigalas, y evitar morder caramelos, huesos de costilla o de pollo, ya que las facetas pueden rayarse o partirse.

Es importante acudir como mínimo una vez al año al dentista. Los pacientes fumadores deberán acudir de manera más frecuente.

Más información

En nuestra consulta estudiaremos su caso estético, y le plantearemos las diferentes soluciones posibles.

Ver más información sobre carillas de porcelana y coronas o fundas.