Blanqueamiento dental

El blanqueamiento dental es un método que permite aclarar el color de los dientes, dándoles un tono y un brillo más atractivos. Así mejoramos la estética de la sonrisa. Hay diferentes técnicas para blanquear los dientes según cuál sea el problema. Para conocerlo, haremos un análisis completo de la boca y de la sonrisa del paciente.

Gracias al blanqueamiento, se puede obtener y recuperar una sonrisa luminosa.

Más información sobre Estética Dental

 

Blanqueamiento dental

La consulta previa

En la clínica dental, hacemos una revisión previa de la salud bucal. Hay que ver que no haya caries o empastes no estancos, es decir no bien adaptados, ya que en ese caso, previamente hay que tratar esas patologías. Además,hay que tratar la gingivitis si la hay

En esta consulta, hablamos con el paciente de sus expectativas estéticas y de la necesidad o no de hacer el blanqueamiento. En ocasiones, hay casos severos de dientes bastante o muy oscuros debido a que de niño el paciente tomó el antibiótico tetraciclina: hay que tener en cuenta que el blanqueamiento da más luminosidad a esos dientes, pero a veces, si el paciente los quiere todavía más blancos, habría que hacer además carillas de porcelana.

Utilizamos dos técnicas:

-Blanqueamiento externo de toda la dentadura.
-Blanqueamiento interno de dientes desvitalizados y ennegrecidos.

Blanqueamiento de toda la dentadura

El paciente lo realiza en su casa por la noche, mientras duerme. Previamente, se ha realizado una limpieza de boca en la consulta.

Técnica

Se toman unas impresiones o moldes de las dentaduras superior e inferior. Con ello, realizamos unas férulas transparentes, mostradas en la fotografía, que son recubrimientos de plástico para cada dentadura.

En esas férulas, se introduce el gel blanqueador que nosotros damos al paciente. Le enseñaremos a cómo poner el gel blanqueador. Dicho gel se pone en la férula en contacto con las caras externas de los dientes.

Una vez en casa, el paciente se pone la férula con el gel cada noche mientras duerme, durante dos o cuatro semanas, según la necesidad de blanqueamiento.

Después de tenerlo puesto toda la noche, es decir, durante las 6 u 8 horas que el paciente haya dormido, se quita la férula, se limpia en agua con una pastilla efervescente que nosotros recetamos y, tras secarla, se guarda en una caja especial para ello hasta la siguiente noche.

Al terminar el tratamiento nos encontramos con los dientes más blancos y luminosos.

Sensibilidad

Hay que tener en cuenta que el gel blanqueador produce algo de sensibilidad al frío y al calor durante las dos o cuatro semanas que dura el tratamiento y durante dos semanas más después.

Algunos pacientes casi no lo notan, suele ser mayor la sensibilidad en pacientes que han tenido retracción o retroceso de las encías y tienen las raíces expuestas.

Esta sensibilidad es normalmente soportable y muy llevadera, sobre todo sabiendo que tras el tratamiento esa sensibilidad pasará. Además, damos al paciente un dentífrico rico en flúor que hace que la sensibilidad sea ligera.

De todas formas, con no tomar líquidos o comida muy caliente o muy fría, se lleva muy bien.

Alimentación

Otro aspecto a tener en cuenta es que durante el tratamiento no se deben tomar productos que oscurezcan los dientes. Mientras los estamos tratando, los conductos dentinarios por los que entra el agente blanqueante están abiertos, y por esos mismos conductos pueden entran los productos oscuros de la alimentación, haciendo que el diente se blanquee mucho menos.

Por tanto, no tomar alimentos negros como el regaliz o los chipirones en su tinta, ni vino tinto ni cerveza oscura. Es el momento de tomar vino blanco y cerveza rubia.

El café, o no tomarlo, o tomarlo muy diluido en leche. El tabaco disminuírlo lo que se pueda. Esto será mientras dure el tratamiento y dos semanas más. Tras el tratamiento, se puede volver a los hábitos normales.

Por lo tanto,durante el periodo que se aplica el agente blanqueante y en las 2 semanas siguientes de terminar el tratamiento, no se deberán consumir los siguientes productos:

Medicamentos

● Hierro

● Tetraciclinas

● Amoxicilina

● Yoduros

● Sulfatos

● Nitrato de plata

● Permanganato Potásico

● Ciclosporina

Alimentos y bebidas

● Alimentos que contengan colorantes: pimentón, azafrán, curry y colorantes artificiales.

● Bebidas oscuras: café, té/infusiones muy oscuras, vino tinto, colas, bebidas demasiado frías o calientes.

● Alimentos de color intenso: chocolate, frutos rojos, remolacha, carne poco hecha.

● No mascar: regaliz, chicles con clorofila, plantas, raíces de plantas.

Además, es importante no cepillarse los dientes ni realizar enjuagues con colutorio que contengan en su composición clorhexidina.

Es necesario cepillarse los dientes adecuadamente antes de proceder a la aplicación de un producto blanqueador de forma domiciliaria, así como tras ingesta de alimentos o bebidas

Mantenimiento

El mejor mantenimiento del blanqueamiento es que tanto los dientes como las encías permanezcan muy sanos. Las encías inflamadas hacen que se acumule más sarro en los dientes, con lo que aparecen más oscuros y con manchas irregulares.

Es necesario como siempre, cepillar la boca bien y con la frecuencia adecuada, es decir, cepillar los dientes y la unión con las encías, durante uno o dos minutos, después de cada comida. Los dentífricos blanqueadores de diferentes marcas, ayudarán a que los pigmentos de la comida no se depositen en la superficie de los dientes y se mantengan con su color natural.

Si usted fuma y es aficionado al café, le conviene, además del dentífrico blanqueador, hacerse una limpieza de boca en nuestra clínica cada 6 meses, ya que la realizamos con unas copas de goma que quitan el sarro acumulado sin agredir al esmalte. Así lucirá más el color originario o el blanqueado de sus dientes.

Tratamiento prevención donostia

Blanqueamiento de dientes individuales desvitalizados

Algunas veces, escasas, los dientes desvitalizados se oscurecen, notándose el contraste con los dientes vecinos. Para que se blanquee ese diente, hay un tratamiento específico.

Se entra en el diente o la muela hasta llegar al producto de relleno de la desvitalización. Tras proteger el interior de la raíz con una especie de tapón, se introduce en el diente un gel blanqueador que desprende oxígeno y va blanqueando dicho diente.

Para que funcione el gel, no puede salir al exterior, por lo que el diente tiene que estar bien empastado y el conducto de acceso al gel blanqueante bien cerrado.

Se tiene el gel durante una semana y entonces vemos en consulta el resultado. Si queremos blanquear más, se vuelve a poner gel para otra semana. Dependiendo de lo oscuro que esté el diente, necesitará de dos a cuatro semanas. Al final, una vez obtenido el mismo color de los dientes de al lado, se rehace el empaste del mismo color que el del diente, recuperando la estética de la sonrisa.

Luego, podemos hacer también el blanqueamiento de toda la dentadura, con la técnica de blanqueamiento externo que hemos expuesto en primer lugar.