¿Cuándo se debe extraer una pieza dental?

extraccion-dientes-donostia

En Odontología, nuestro trabajo está centrado en mantener todas las piezas dentales en la boca, y además sanas, pero a veces es inevitable la extracción.

Causas de la extracción

Periodontitis crónica, también llamada piorrea

Después de destruir durante años la encía y la base ósea, la periodontitis hace que el diente se mueva. Puede que haya que extraer uno o varios dientes.

La utilización de implantes dentales para sustituir las piezas que faltan ha cambiado el momento de la extracción de los dientes afectados por enfermedad severa de la encía. Antiguamente, se aguantaba lo máximo que se pudiera, a veces hasta que se cayera la pieza.

Hoy en día no se espera tanto y se extraen las piezas que sabemos que irremediablemente se van a perder antes de que se muevan mucho, es decir, antes de que se pierda mucho hueso, ya que lo necesitamos para poner el implante.

Si se espera demasiado, puede que tras extraer no se pueda colocar un implante, ni siquiera regenerando el hueso.

Caries profunda que afecta incluso a las raíces

En estos casos no se puede desvitalizar o endodonciar la pieza, ya que para ello tienen que estar íntegras las raíces. Por lo tanto, no podemos reconstruirla con composite, o hacer una corona o funda en el diente.

Fractura del diente, si dicha fractura afecta a la raíz

Las fracturas verticales, que se dan a veces en los dientes muy reconstruidos, incluso en dientes sin ningún empaste anterior, nos llevan a la extracción. También las fisuras profundas, sin fractura total del diente, llevan a una infección crónica que no se puede solucionar ni con antibióticos.

Dientes incluidos que están dentro del hueso o a medio salir

Se extraen cuando producen o se ve que van a producir infecciones de repetición. Son fundamentalmente los cordales o muelas del juicio, que salen entre los 17 y los 25 años, y muchas veces no hay espacio suficiente para ellos.

En el caso de los caninos o colmillos, sobre todo si están incluidos en el paladar, se puede tirar de ellos con ortodoncia y llevarlos a su sitio, si hay espacio suficiente para ellos en la arcada dentaria.

En ortodoncia, en caso de apiñamiento dental

Es cuando los dientes están muy montados, amontonados, y no hay espacio para todos en el hueso maxilar o la mandíbula. Entonces, para hacer sitio, hay que extraer algún diente, frecuentemente el primer o segundo premolar, para que el resto tenga cabida.

dientes amontonados

Fases de la extracción

Historia clínica y medicación

Se analizan las posibles enfermedades generales (cardiacas, respiratorias, alérgicas etc.) y la medicación correspondiente, para ver si son perjudiciales durante la intervención, y si interfieren con la medicación que se va a dar para la propia extracción, como antibióticos y antiinflamatorios.

Es importante tener en cuenta la medicación anticoagulante y los antiagregantes plaquetarios como el Sintrom y Adiro (aspirina), ya que, si se están tomando durante la extracción, se puede producir sangrado.

Radiografía

Se analizan la anatomía de la pieza a extraer, las restauraciones como empastes y reconstrucciones, y el estado de las raíces, es decir, si están rotas o infectadas. También se estudia si hay quistes, o destrucción del hueso que rodea al diente por periodontitis. Así se planifica la extracción y sabemos si va a ser más o menos complicada

Anestesia local

Es imprescindible, y hace que la manipulación del diente al extraer, sea indolora.

Fase quirúrgica

En caso de extracción normal, se manipula el diente para que se despegue de su base y se extrae. A veces, si las raíces son curvas, o la corona del diente está muy destruidas separan las raíces con una fresa para extraerlas.

Si el diente está a medio salir, o dentro de la encía como es el caso de las muelas del juicio incluidas, se hace una incisión con el bisturí, se separa la encía, y se extrae la pieza. Se darán puntos de sutura si se considera necesario.

Medicación y consejos post­quirúrgicos.

Se trata como hemos dicho de antibióticos y antiinflamatorios que se tomarán a una dosis y durante un tiempo que dependerá del estado del diente y la encía antes de la intervención, y de la intensidad de la cirugía que se haya necesitado para la extracción.

Prevención de posibles complicaciones

Molestia o dolor

Se recetan siempre analgésicos antiinflamatorios como el ibuprofeno. Si no hay inflamación, también se pueden tomar paracetamol o nolotil.

Hinchazón

Dependerá de lo complicada que haya sido la intervención. Para evitarlo se toma ibuprofeno y se utiliza hielo o similares en la parte externa de la zona de extracción.

Sangrado

Para pararlo, conviene morder una gasa hecha una bola durante media hora. Si sigue sangrando, repetir.

No deben tomarse líquidos calientes durante 24 horas, ya que el calor dilata las arterias, y aumenta el sangrado. La comida debe estar templada durante los dos primeros días, y el helado o el yogur frío, ayudan a evitar la inflamación y el sangrado.

Infección

Se previene y se trata tomando antibióticos, antes, durante y después de la extracción. El tipo de antibiótico y la duración y pautas del tratamiento se lo indicaremos en la consulta antes y después de la extracción.

Sustitución de la pieza o piezas extraídas

implantes-dentales-donostia

Se hará con los diferentes tipos de prótesis dental. Al principio, mientras cicatriza, se puede utilizar una prótesis provisional. Luego, se elaboran los dientes definitivos que pueden ser fijos, como un implante o un puente, o removibles.

En nuestra consulta dental de San Sebastián, en caso de aprensión por la extracción, recetamos medicación relajante que hace la experiencia muy llevadera