Causas y Consecuencias del Bruxismo

bruxismo-donostia

El Bruxismo es el hábito de frotar los dientes superiores contra los inferiores, desgastándolos. Es una patología neuromuscular que hace que, en momentos de tensión y sobre todo por la noche mientras dormimos, se contraigan los músculos de la masticación, sobre todo los maseteros.

Se realizan diferentes movimientos de desgaste, en distintas direcciones, por lo que varía mucho la forma de desgastar de unos pacientes a otros. Hay quien desgasta los dientes anteriores, es decir incisivos y caninos, otros desgastan los molares posteriores, y algunos desgastan todos sus dientes.

La intensidad de este desgaste varía de unos casos a otros y dentro de la misma intensidad de desgaste, a más edad, mayor desgaste. Algunos aprietan mucho los dientes sin moverlos, por lo que no hay desgaste, pero sí molestias musculares y/o articulares. No son bruxistas y se les denomina apretadores.

Causas

El bruxismo es una cuestión inconsciente. El bruxista es una persona que descarga sus tensiones apretando y rechinando los dientes. En ocasiones, cuando el paciente llega a la consulta, no se ha dado cuenta de que bruxa de día y de noche, pero cuando se le pregunta, comenta que a veces se despierta con la sensación de haber apretado los dientes y los músculos mandibulares algo cargados. Con frecuencia, sus familiares o su pareja le han comentado que hace ruido al dormir.

Se suelen encontrar casos iniciales de bruxismo en una revisión dental de rutina.

Se trata de pacientes jóvenes de entre 20 y 30 años que, si ya tienen los dientes moderadamente desgastados a esa edad, el problema puede ser importante al cabo de los años. Es un buen momento de empezar con la férula de descarga para frenar el avance del desgaste dental.

También hay niños y adolescentes que desgastan los dientes, pero se espera a que tengan más de 20 años para poner una férula de descarga, salvo si es realmente exagerado. El Bruxismo está íntimamente relacionado con la tensión nerviosa o estrés.

Muchas veces, el paciente acude a la consulta por molestias en la Articulación Témporo Mandibular (ATM) que articula la mandíbula con el cráneo. Esta articulación está delante de la oreja y a veces vienen enviados por el otorrino, debido a que el paciente cree que padece dolor de oídos y en realidad se trata de patología de la ATM por bruxar o apretar.

Estos casos suelen coincidir con épocas difíciles como exámenes, cambios en el trabajo o preocupaciones familiares. Otras veces, estamos en una época aparentemente relajada y feliz, pero nuestra inconsciente machaca nuestros dientes.

Consecuencias

Los síntomas dependen de la intensidad del bruxismo, pero si lo dejamos evolucionar, los dientes se desgastan, se aplanan y al acercarnos al nervio del diente, se produce sensibilidad al frío y al calor, y molestias al masticar.

Los dientes aplanados pierden eficacia masticatoria y al disminuir la dimensión vertical o altura de la boca, la mandíbula tiende a adelantarse, haciéndose más prominente la barbilla. El desgaste de los dientes puede llegar hasta el nervio, produciéndose infecciones de los dientes, por lo que hay que desvitalizar o endodonciar algunas piezas.

Estas piezas endodonciadas se quedan con la estructura debilitada, con lo que al bruxar fuerte, se pueden romper. Por eso es importante protegerlos con una férula de descarga que reparte la presión entre todos los dientes.

La fuerza del desgaste puede hacer que, en piezas empastadas, salte un trozo de diente, de empaste, o el empaste entero. Cuando hay coronas o fundas, si no se protegen y el bruxismo es intenso, pueden soltarse y hay que volver a pegarlas. Al rozamiento, la cerámica es más fuerte que el esmalte del diente antagonista, y éste se puede desgastar. Alguna vez puede saltar alguna capa de la porcelana.

La importancia de proteger los dientes de forma temprana, sobre todo en los casos intensos, estriba en que, si se pierden los dientes, también podemos tener problemas con los aparatos removibles o con los implantes. Hay personas mayores, que llevan dentaduras postizas, y que al ser bruxistas, hacen despegar los dientes de su base, o incluso se fisura o se parte el aparato. En caso de implantes, el bruxismo puede hacer que se afloje el tornillo de unión del implante a la corona de metal-cerámica, con lo que hay que volver a apretarlo.

Los masajes relajantes de cabeza y cuello y el tomarse la vida más tranquilamente, mejora las consecuencias del bruxismo.

La prevención de los problemas con la férula de descarga, es la clave para evitar futuros problemas.