relacion-ortodoncia-periodoncia

En este curso nos hablaron de las relaciones entre periodoncia y ortodoncia, es decir, de cómo afecta el estado de las encías al tratamiento ortodóncico y a la inversa, de cómo influye la ortodoncia en las encías, mejorándolas o empeorándolas según el caso.

La conferencia se centró en la ortodoncia del adulto y en ciertos movimientos especiales ortofónicos.  Tras lo que escuché sobre este interesante tema, me gustaría resaltar lo siguiente:

Ortodoncia del adulto

Importancia del estado de las encías

ortodoncia-adultos

El porcentaje de pacientes adultos en los tratamientos de ortodoncia es cada vez mayor y puede variar entre el 25% y el 50%, dependiendo de las consultas. Para poder tratar a un adulto, éste no debe padecer enfermedad periodontal, es decir, las encías no deben estar inflamadas, enrojecidas, ni sangrar.

Para mejorar la posición de los dientes, hay que hacer el diagnóstico y decidir la mecánica y duración del tratamiento, teniendo en cuenta el estado periodontal de cada pieza. Para ello, se hace un sondaje de la encía alrededor del diente y, en caso de bolsas profundas con sangrado, se hace un tratamiento periodontal para sanear las encías y se decide si hay que extraer alguna pieza. Además, se empastan las caries que se presenten.

Finalmente, el mantenimiento de la salud gingival es primordial, mediante el cepillado esmerado con cepillos interdentales por parte del paciente y las limpiezas de boca en consulta que el profesional considere necesarias.

Para empezar una ortodoncia, las encías deben estar rosas y tersas, aunque hayan perdido altura previamente.

Características de la ortodoncia en pacientes periodontales

El peligro en tratamiento de adultos, sobre todo si son periodontales, es decir si tienen tendencia a la inflamación de las encías, es que estas retrocedan con respecto al diente. Se vería más cantidad de raíz: es la recesión gingival.

El riesgo de retracción de la encía disminuye:

  • Si se mantiene muy buena higiene de dientes y encías.
  • Poniendo en molares posteriores brackets en vez de bandas en los casos de encía débil.
  • Manteniendo, a ser posible, la forma inicial de la arcada dental, utilizando arcos que no expandan.
  • A veces, se hacen injertos de encía en los incisivos inferiores antes de empezar el tratamiento.

En estos pacientes, hay que planificar bien el tratamiento y ser moderado en los movimientos dentales. Hay que ser realistas y mejorar la sonrisa y la mordida, sin arriesgar las encías.

Se debe vigilar en cada revisión mensual la higiene y el estado de las encías, mirando que no sangren. Haremos limpieza de boca, ligera o exhaustiva, cada dos meses durante el tratamiento. Conviene hacer tres revisiones radiológicas al año mientras se lleve el aparato de ortodoncia.

Movimientos ortodóncicos especiales

movimientos-ortodoncicos-especiales

Se trata de casos en los que la ortodoncia puede solucionar problemas que tienen repercusión en la encía.

Dientes anteriores abiertos en abanico

Generalmente, es por colapso posterior de la mordida: cuando empiezan a fallar los molares posteriores, por extracciones debidas a caries o porque las muelas se mueven y se inclinan por mal estado de las encías, se sobrecargan los dientes anteriores.

Si además las encías anteriores están débiles, empiezan a aparecer huecos entre los dientes anteriores y se abren en abanico. Las cargas que reciben estos dientes, no es en la dirección correcta, con lo que se abren cada vez más y se pueden llegar a perder por demasiada movilidad.

En estos casos, hay que tratar primero las encías y luego con ortodoncia enderezar los molares posteriores y los dientes anteriores. Además, habrá que poner implantes para que el paciente muerda bien con los dientes posteriores y no se sobrecarguen los anteriores. Como se ha perdido mucha encía y se ven bastante las raíces, a veces, además, se le ponen carillas de porcelana en los dientes anteriores, por lo que hay un impresionante cambio de la sonrisa.

Extrusión dental

Se trata de tirar de un diente para exponerlo más, mediante brackets y un arco flexible de ortodoncia. Puede ser para:

  1. Enseñar más diente, por ejemplo, si está roto, y necesitamos más cantidad de diente para ponerle una corona o una carilla de porcelana. En estos casos, se hace una extrusión rápida, es decir, que sea de 1mm. cada dos semanas. Cuando está ya a la altura deseada, hay que estabilizarlo en reposo durante un mes antes de hacer la funda, reconstrucción o lo que hayamos decidido.
  2. Aumentar altura de encía y hueso, que son arrastrados por el diente que extruímos. Muchas veces se trata de una raíz que vamos a extraer, pero nos sirve para crear más encía y hueso que necesitamos para igualarlos a los dientes de al lado y además poner luego un implante. Se hace mediante tracción lenta, es decir, con movimiento de 1mm. al mes. Hay que dejar que el hueso se estabilice antes de poner un implante. Para poder extruir un diente la encía debe estar sana, el diente o raíz sin infección y hay que tener muy buena higiene, además de disposición para unas cuantas visitas al dentista.

Intrusión dental

Es introducir más en profundidad una pieza dental mediante ortodoncia. Se utiliza menos que la extrusión, ya que, en las intrusiones, se pueden reabsorber y por lo tanto acortar la raíces. Se utiliza en:

  1. Sonrisa gingival. Es cuando al sonreír se enseña mucha encía superior. A la vez que se introducen los dientes, se acorta la encía. Muchas veces, se hace cirugía ósea, disminuyendo la altura del hueso y readaptando la encía para que se vea menos.
  2. Mordida abierta anterior. Son casos en los que el paciente no hace contactar los dientes anteriores de arriba con los de abajo. Se lo impiden los molares posteriores que contactan prematuramente. En estos casos, a veces se intruyen los molares superiores. Hay que descartar un hábito lingual, es decir, que, al deglutir, la lengua se interponga entre los incisivos superiores e inferiores. Para hacer una intrusión, las encías deben estar sanas y sin sangrado.