sepes-rehabilitacion-oral

Este curso me parecía interesante para conocer la forma de abordar los casos complejos que se utiliza en la Universidad de Zurich, Suiza, en el departamento de Prótesis Fija y Removible.

Los casos complejos son aquellos en los que el paciente viene a consulta con la boca bastante estropeada, pero con la decisión de invertir tiempo y medios en conseguir una dentadura sana, estética y funcional, y con el compromiso de esforzarse en el buen mantenimiento de esa nueva boca.

Es esencial hacer un estudio completo, con fotografías de la cara, la boca y los dientes en diferentes ángulos, acompañado de unos moldes de los dientes para pasarlos a escayola y ver como articula la dentadura. Se realizarán las radiografías necesarias.

Se estudian las encías, la movilidad de los dientes, la necesidad de empastes y endodoncias. Y la valoración para extraer algunas piezas o no. También puede necesitarse ortodoncia para alinear algunos dientes con la intención de  hacer prótesis fija o poner implantes.

Normalmente hay varias posibilidades de tratamiento, de diferente complejidad y presupuesto.

En estos casos complejos, en la Universidad de Zúrich al igual que en nuestra consulta dental en Donostia, se realiza primero la higiene y el tratamiento de encías, las extracciones que son inevitables y los tratamientos odontológicos necesarios (empastes y endodoncias).

Se evalúa con el paciente la calidad de mantenimiento de la higiene que él va a tener. Y entonces vemos las diferentes opciones de tratamiento. A esto denomina el conferenciante Tratamiento Secuencial.

Los diferentes tratamientos posibles se elaboran pensando en el resultado que queremos y podemos obtener tanto estética como funcionalmente. En ocasiones, se realiza un Encerado Diagnóstico y un Mock-up. El encerado diagnóstico consiste en montar dientes de resina sobre encías de cera, en un molde que se le ha hecho al paciente copiando sus dientes y se ve cómo quedaría la forma, el color y la articulación de la nueva dentadura.

El Mock-up es una copia de lo anterior, en forma de carillas de resina todas unidas, que se posa sobre los dientes naturales del paciente, para hacerse una idea de cómo le quedaría ese tratamiento.

Sabiendo lo que queremos y podemos hacer, luego tallaremos los dientes o pondremos implantes y coronas o carillas de porcelana, guiados por los modelos y el resultado final al que queremos llegar. Es la denominada Planificación Inversa, en la que trabajamos guiados por el resultado final preestablecido.

Durante un tratamiento complejo, al igual que en la rehabilitación de una casa, puede haber sorpresas que hagan cambiar en algo el tratamiento o lo alargan. Por eso es imprescindible, la esmerada planificación y la colaboración del paciente en el mantenimiento de la boca en las diferentes fases del tratamiento.