encias-sangre-gingivitis

 

La salud periodontal es fundamental para garantizar una buena calidad de vida​. Cuando las encías no están en buen estado, generan dolores y molestias continuas y, si no se tratan a tiempo, pueden provocar problemas mucho más graves.
Hay personas que piensan que el sangrado de encías puede ser algo común a lo que no hay que prestar atención. Desde nuestra clínica dental queremos que olvides esta creencia, pues ​el sangrado de encías es una señal clara del mal estado del tejido periodontal.

 

¿Qué debes hacer si te sangran las encías?

Como ​dentista experto en ​periodoncia en Donostia​ (San Sebastián),​ mi consejo es que, si te sangran las encías, ​pidas cita con el dentista lo antes posible​.

Acudir al dentista de forma temprana, puede evitar que se agrave la afección. ​Lo que comienza como un leve sangrado de encías​, puede ​desencadenar en​ una enfermedad periodontal. Dicha enfermedad puede ser leve ​(gingivitis)​ o, si no se trata a tiempo, grave (periodontitis), ​siendo esta la mayor causa de pérdida dental en adultos.

Por otro lado, estudios científicos recientes afirman que padecer una enfermedad periodontal aumenta la probabilidad de sufrir otros problemas de salud graves, como los cardiovasculares o respiratorios.

 

Las causas del sangrado de encías

El principal motivo del sangrado de encías es una higiene dental deficiente en la técnica o el número de cepillados.​ Cepillarse los dientes 3 veces al día y utilizar un enjuague bucal efectivo son las pautas que seguro ya conoces. Sin embargo, esto no es suficiente, por lo que está recomendado que, con cierta frecuencia (al menos 1 vez al año), se visite al dentista para una limpieza dental profunda.

De todos modos, ​existen también otras causas​ que debes tener en cuenta:

Cepillado demasiado agresivo.​ Debes tener cuidado con la presión ejercida durante el cepillado. Utilizar un cepillo de cerdas suaves o moderadas es la mejor opción para evitar este problema.

Desajustes en prótesis dentales​ colocadas anteriormente.

Problemas hormonales o deficiencias vitamínicas.