abrasion-dental-cepillado-brusco

La abrasión dental es un desgaste progresivo de la superficie de los dientes que acaba en la pérdida más o menos importante del esmalte dental. Habitualmente está provocada por un cepillado demasiado agresivo o por otros malos hábitos.

Por lo general, para frenar la abrasión dental la mejor solución es corregir los malos hábitos que la causan, pero cuando el desgaste ya es muy avanzado, son varios los tratamientos dentales que podemos aplicar en nuestra clínica dental.

 

Causas de la abrasión dental

El motivo principal de abrasión dental es la práctica incorrecta de la higiene oral diaria, como puede ser un cepillado demasiado violento, el cual lleva a un deterioro paulatino del esmalte dental. Ejercer demasiada fuerza sobre las piezas dentales o utilizar cepillos de dientes con cerdas muy duras, son algunos de los ejemplos de malas técnicas de cepillado que potencian el problema de la abrasión dental.

También consideramos causas de abrasión dental algunos malos hábitos como morderse las uñas, la costumbre de tener constantemente objetos en la boca, el uso de palillos para eliminar restos de comida en los espacios interdentales o utilizar los dientes como herramienta para abrir botellas.

 

Tratamiento para la abrasión dental

Para tratar eficazmente la abrasión dental, es fundamental visitar al dentista para identificar el origen del problema y buscar soluciones a medida.

Cuando el desgaste dental ya está avanzado, pueden generarse otros problemas:

Hipersensibilidad dental

La pérdida de esmalte dental favorece la hipersensibilidad de los dientes y puede llegar a provocar molestias e incluso dolor en la boca del paciente. Para paliar este malestar es importante realizar tratamientos específicos para la sensibilidad dental como dentífricos o colutorios especiales, y mediante reparaciones de la estructura dental con resina composite, es decir, empastes blancos o rosados.

Retracción de encías

Es común que la abrasión dental favorezca la retracción de las encías u otros problemas periodontales, y para ello es fundamental someterse cuanto antes a un tratamiento de periodoncia y/o a tratamientos de cirugía estética periodontal.

Abfracción dental

La abfracción suele ir de la mano de la abrasión dental y hace referencia a las lesiones que se producen en la estructura de los dientes debido al deterioro. Estas hendiduras en forma de cuña que se pueden observar en la raíz de la pieza dental también pueden derivar en otros problemas como la sensibilidad dental, por dejar a la vista la zona interna del diente.

Su tratamiento varía en función del grado del desgaste, aunque se basa en la restauración del esmalte perdido con materiales protectores como empastes de resina blanca o rosa y las carillas. En los casos más graves hay que rehabilitar la estructura dentaria con coronas dentales.

 

Abrasión dental vs Erosión dental

Es importante no confundir la abrasión dental con la erosión dental, esta última producida por un consumo excesivo de alimentos muy ácidos o dulces, o por el uso de algunos medicamentos que afectan al esmalte dental. Digamos que la erosión se materializa mediante un proceso de deterioro químico y la abrasión dental por la continua fricción con objetos duros o fuerzas excesivas.

 

A pesar de que existen soluciones para aminorar los efectos de la pérdida del esmalte dental, debemos tener en cuenta que es un material que nunca se regenera y lo más importante es siempre prevenir su deterioro.

Con visitas frecuentes al dentista podrás evitar futuros problemas bucodentales como la abrasión dental. Llámanos al 943 45 90 45, estaremos encantados de recibirte en nuestra clínica dental en Donostia.